salud

Cómo combatir el síndrome postvacacional con el deporte

6 septiembre, 2018
por
como quitarme el sindrome postvacacional

Durante el síndrome postvacacional puede que se experimente un malestar psíquico, pero también físico. Por este motivo, el deporte tiene un papel relevante en la recuperación tras las vacaciones.

Los síntomas físicos, un papel relevante

Las vacaciones se asocian a un periodo de descanso, paz, relax, felicidad, en definitiva, un aflojamiento de la vida cotidiana que genera bienestar emocional. Cuando se produce el regreso al trabajo todo esto se convierte en prisas, cansancio, atascos, ruidos, rutina, estrés, etc. Esto puede conllevar a padecer el síndrome postvacacional. Tras las vacaciones puede que el cuerpo experimente un estado de malestar genérico, en el que se presenten síntomas psíquicos, pero también físicos. Estos síntomas dificultan la vida diaria de las personas que los sufren.

A continuación, exponemos los síntomas físicos y psíquicos más habituales:

Síntomas físicos:

  • Cansancio
  • Fatiga
  • Falta de apetito
  • Somnolencia
  • Falta de concentración
  • Taquicardia
  • Dolores musculares
  • Molestias en el estómago
  • Sensación de falta de aire
  • Insomnio

Síntomas psíquicos:

  • Falta de interés
  • Irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Inquietud
  • Tristeza
  • Ideas de ruina
  • Indiferencia

¿A quién afecta el síndrome postvacacional?

El síndrome postvacacional suele aparecer en personas jóvenes y adultas (especialmente en personas de 40-45 años) que proceden a una incorporación al trabajo sin ninguna transición, justo al volver de vacaciones. Personas que se incorporan al trabajo el día después de volver de vacaciones. Es más frecuente en aquellas personas que sufren de forma habitual malestar o cierta incomodidad con su trabajo. O personas que busquen una culminación de su bienestar personal durante el periodo de vacaciones. Entonces, ¿cómo lo podemos afrontar?

Una actitud positiva y constructiva va a ser la base para superarlo. Es importante no “recrearse” excesivamente en la incomodidad de los primeros días de trabajo tras la vuelta de vacaciones. Centrarse en las molestias genera una preocupación desmedida. Existen una serie de pautas que pueden ayudar a prevenir que aparezca el síndrome vacacional.

«Una actitud positiva y constructiva va a ser la base para superarlo»

 

Consejos para ayudar a evitar el síndrome postvacacional:

  1. Planificar el regreso 2 días antes de la incorporación al trabajo.
  2. Durante estos dos días de adaptación, intentar regular los horarios, acostarse a una hora habitual y ser prudente con el tiempo de siesta.
  3. Planificar actividades gratificantes para los días laborables. Hacer actividades los fines de semana que generen bienestar personal.
  4. Mantener una dieta sana y equilibrada, rica en verduras, frutas y hortalizas.
  5. Realizar ejercicio físico de manera frecuente.
  6. Afrontar la vuelta al trabajo como un nuevo periodo vital, pensar en hacer nuevas actividades que fomenten el crecimiento personal.

El ejercicio, un buen aliado

Practicar ejercicio físico es una medida preventiva fundamental. Incluso, aunque sólo sea caminar. El ejercicio genera una mejora en el estado físico, por lo tanto, mejora el bienestar psicológico de la persona con síndrome postvacacional.

Durante la actividad física la mente está despejada y sin el malestar psicológico que pueda generar la vuelta al trabajo tras las vacaciones.

También es un buen momento para probar con un deporte o tipo de ejercicio físico diferente. Debemos centrar el tiempo en hacer aquello que nos guste o nos haga sentir especialmente bien. ¡Escoge el tuyo!

 

Fuentes

  • share

Sobre el autor

Finisher

Expertos en salud y nutrición deportiva.

Deja un comentario